Economía

Economía

Desde la Edad Media la metalurgia ha sido y es el eje de la economía de Arrasate; de las primeras Ordenanzas de la Cofradía de San Valerio se desprende que, ya en el siglo XV, la mayor parte de los, aproximadamente, 1.900 habitantes con que contaba el municipio se dedicaba a labores relacionadas con la obtención y transformación del acero. Durante largos siglos esta actividad se desarrolló según esquemas y formas de producción artesanales.

A finales del siglo XIX se adoptaron los modelos de producción industriales, manteniéndose la tradición metalúrgica centrada en la fabricación de artículos de cerrajería y ferretería; en esta etapa nace y se desarrolla la Unión Cerrajera, como una empresa integral, que durante gran parte del siglo XX constituirá el centro de trabajo más importante de la villa. Hay que subrayar la importancia de obras sociales promovidas por la Unión Cerrajera, como la Escuela de Aprendices, punto de partida de iniciativas que marcarán el futuro desarrollo de Arrasate: la Escuela Profesional Politécnica, cuna de la actual "Mondragon Unibertsitatea"(MU), y del propio movimiento cooperativo, emblema y bastión de la economía mondragonesa del último medio siglo, que ha convertido a la villa en referencia de dicho modelo socioeconómico y organizativo a nivel internacional

En la actualidad, la Mondragón Corporación Cooperativa (MCC), agrupación de cooperativas industriales y de servicios con sede en Arrasate, conforma, sin duda, el mayor y más sólido grupo empresarial del País Vasco. A nivel de municipio, aproximadamente el 50% de los puestos de trabajo de Arrasate se ubican en empresas de este grupo. Además, en Arrasate está la sede de la mayor cooperativa de crédito del estado, Caja Laboral-Euskadiko Kutxa, del Grupo Financiero de Mondragón Corporación Cooperativa.

El panorama de la economía actual de Arrasate por sectores económicos es el siguiente:

Sector primario: articulado en unidades de explotación tradicionales, caseríos, aporta escasamente el 0,3% del total de los recursos que genera la economía del municipio. El número de explotaciones agropecuarias censadas asciende a 235, y en ellas se ocupan un total de 50 personas, el 0,5% de la población ocupada total. La mayoría de los trabajadores del caserío compaginan esta actividad con el trabajo en la industria, lo cual favorece la tendencia hacia explotaciones ganaderas extensivas o explotaciones forestales con predominio de las coníferas.

Sector secundario: Con un peso específico del 62% sobre el total de la economía del municipio, la industria da trabajo a más del 58% de la población ocupada de Arrasate. Predomina la fabricación de productos metálicos, destacando la fabricación de electrodomésticos, bienes de equipo, componentes para maquinaria, componentes para automoción, artículos de ferretería y cerrajería, que suponen el 79% de toda la actividad industrial. El número de empresas industriales con que cuenta Arrasate asciende a 166, de las que el 80% tiene menos de 15 trabajadores, frente a un 3,5% que supera los 500 trabajadores. Estas grandes empresas, dedicadas a la fabricación de maquinaria y electrodomésticos en su mayoría, generan más del 50% de los aproximadamente 12.000 puestos de trabajo del municipio.

Sector terciario: El peso específico de los servicios en Arrasate supone el 37,5% de los recursos generados por la economía local, y el 41% del empleo, lo que sitúa al terciario local por debajo de la media de la Comunidad Autonoma Vasca, cuyos ratios de empleo en este sector ascienden al 58,7 %. En cuanto al subsector comercio, Arrasate presenta una densidad comercial de 13,1 comercios por cada mil habitantes, destacando la concentración de establecimientos de bienes de consumo ocasional (61,3%), frente a la presencia más débil del comercio de proximidad (38,5%), lo cual evidencia la vocación de cabecera comarcal que ostenta la villa cerrajera. En los últimos años, ante la presión ejercida por la implantación de grandes empresas comerciales en el municipio, las formas tradicionales de comercio y servicios han comenzado a incorporar nuevos modos de gestión, modernizando sus establecimientos tanto a nivel de estilo de venta, como de incorporación de nuevas tecnologías, y de adopoción de fórmulas de asociacionismo y agrupaciones de compras.

 

Atlas socioeconómico de Arrasate 2013