Arrasate pone en marcha el proyecto ‘Begirada Adia’, comunidades proactivas con la soledad

18/02/2021
Es una iniciativa en la que el Consistorio y Grupo SSI han aunado esfuerzos para detectar situaciones de soledad y desamparo entre las personas mayores para actuar lo antes posible en la prevención o solución de sus posibles efectos adversos, activando planes de intervención social que den respuesta a las necesidades de las personas mayores.

El Ayuntamiento de Arrasate y el Grupo Servicios Sociales Integrados S.Coop. a finales del 2019 pusieron en marcha el proyecto Mirada Activa de Mayores, una iniciativa en la que ambas entidades han aunado esfuerzos para detectar situaciones de soledad y desamparo entre las personas mayores para actuar lo antes posible en la prevención o solución de sus posibles efectos adversos. El programa se está desarrollando gracias a la implicación de las asociaciones de personas jubiladas y pensionistas del municipio y a otras entidades, grupos y plataformas en las que entre sus componentes hay personas mayores.

Tras más de un año de andadura y gracias al apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa, nace el proyecto Begirada Adia con el objetivo de convertirse en un programa que movilice a la comarca de Debagoiena hacia un compromiso con las personas mayores que están en situación de fragilidad social, soledad y/o aislamiento. Hacer del territorio una comunidad proactiva ante estas situaciones es la finalidad de esta iniciativa que se enmarca en el programa foral Etorkizuna Eraikiz, que busca transformar el modo de hacer política para trabajar de forma colectiva en la búsqueda de soluciones a los retos de futuro que tiene el territorio y el envejecimiento de la población, así como el aumento del número de personas mayores que viven solas en la comarca es uno de ellos.

BEGIRA ADIA nace con la vocación ser una “mirada activa” de la sociedad civil, el voluntariado y el tejido profesional, activándose planes de intervención social que den respuesta a las necesidades de las personas mayores del municipio. El proyecto, de carácter experimental, tiene el doble objetivo de detectar soledad, aislamiento social u otras situaciones de riesgo en personas mayores y generar vínculos relacionales de las personas identificadas con su entorno más próximo. Para ello se creará en Arrasate una red de agentes activos contando con el apoyo de entidades de carácter público y/o privado, movilizando progresivamente a la población del municipio para que colabore tanto en la detección de situaciones de fragilidad como en la creación de una red de relaciones amigables que dé respuesta a estas situaciones.

Maitane Muñoz Goikoetxea, concejala de Servicios Sociales y Juventud, señala que “las personas mayores son parte muy importante de nuestro municipio y queremos que sean participes en su construcción. Junto con el Grupo SSI y la Diputación Foral de Gipuzkoa hemos puesto en marcha una estrategia activa en pro del envejecimiento activo y de valor, haciendo frente a la soledad y desamparo, atendiendo las necesidades del colectivo y mejorando su día a día. Esta iniciativa se enmarca dentro de una estrategia global del Ayuntamiento de Arrasate: garantizar el bienestar de todos y todas las arrasatearras y que nadie se quede atrás. Muestra de ello es también la colaboración suscrita la semana pasada con la Fundación Hurkoa para avanzar en la atención y cuidado de personas mayores en situación de fragilidad, dependencia y desprotección. Quiero poner en valor la magnífica y valiosa labor que realizan todos los agentes sociales”.

Para la puesta en marcha del proyecto es necesaria la implicación de todos los agentes y de la ciudadanía en general. Para ello, además de continuar con el trabajo que se viene realizando con las asociaciones y agrupaciones de personas mayores, agentes clave para generar un sistema de “antenas” que permitan detectar este tipo de situaciones, serán negocios como las farmacias, comercios de proximidad y profesionales los que, dada su cercanía en el día a día con la población, ejercerán de “antenas”. Asimismo, se contará con la colaboración de los servicios municipales y tejido asociativo del municipio. Todos los agentes comprometidos serán formados y dispondrán de asesoramiento continuo en la detección de posibles situaciones de fragilidad. Los servicios sociales municipales, por su parte, serán los encargados de realizar la intervención social oportuna si la situación lo requiere.

Una vez creada la red de agentes activos se activarán puntos de encuentro amigables aprovechando los espacios existentes en el municipio (asociaciones, biblioteca, polideportivo, casas de cultura, cafeterías,…). Participarán, principalmente, personas mayores en situación de fragilidad. La idea es utilizar como excusa la toma compartida de un café para compartir un espacio de compañía y conversación, crear lazos de confianza, conocer los recursos del entorno donde poder socializarse y, en definitiva, establecer vínculos vecinales estables.

Fotografía: Andrea Piacquadio