El Ayuntamiento de Arrasate adecuará el lavadero de coches de Garagartza que gasta anualmente 2 millones de litros de agua

09/12/2019
En adelante para hacer uso del lavadero será imprescindible estar empadronado en Arrasate y activar la tarjeta de la Mancomunidad (la del servicio de basuras)

Hoy en día el lavadero de vehículos de Garagartza es un lavadero público compuesto por cuatro calles y 7 mangueras a disposición de cualquier persona.

No obstante, dicho uso público genera un tremendo consumo de agua y un uso irresponsable del mismo. Y es que el consumo anual del lavadero asciende a unos 2 millones de litros de agua. Concretamente en 2018 se consumieron 2.151.000 litros y en 2017, 2.054.000 litros. Eso quiere decir que el consumo mensual aproximado es de 180.000 litros de agua y este año, se han gastado ya 576.000 litros en el último trimestre.  

Es por ello que, en su apuesta por la sostenibilidad y con el fin de que la ciudadanía tome conciencia sobre el control del consumo de agua, el Ayuntamiento de Arrasate adecuará el lavadero de Garagartza.

En primer lugar, sustituirá las antiguas mangueras por otras nuevas que colgarán de la actual estructura (una manguera por cada calle) para la comodidad de sus usuarios. Asimismo, instalará un sistema que medirá y regulará el consumo de agua con el fin de hacer del lavadero un lugar más sostenible y que las personas usuarias hagan un uso más responsable del mismo.

De esta forma, para hacer uso del citado lavadero será imprescindible estar empadronado en Arrasate y disponer de la tarjeta de la Mancomunidad, es decir, de la tarjeta que se utiliza para abrir los contenedores del orgánico y el rechazo. Dicha tarjeta deberá ser activada previamente en el BAZ, de lo contrario no se podrá hacer uso del lavadero. Asimismo, cada persona usuaria contará, cada mes, con una cantidad de litros determinados (2.500) para limpiar el vehículo. En consumo medio habitual para limpiar el coche es de unos 500 litros (según los datos del INE) por lo qué con esa cantidad de litros, cada usuario podría limpiar el vehículo 5 veces al mes.

Así pues, para poner en marcha el sistema, el Ayuntamiento instalará una nueva terminal junto a la actual chabola. En ella, la persona usuaria deberá escoger primero el idioma y después pasar la tarjeta para activar el sistema de lavado. Una vez realizado ese primer paso deberá escoger la calle y validar la operación para que la manguera de la calle escogida se ponga en marcha. En ese momento el sistema indicará a cada persona usuaria la cantidad de litros disponibles para el lavado. Una vez finalizada la limpieza del vehículo se deberá cerrar el sistema pasando de nuevo la tarjeta. En caso de no hacerlo, en el transcurso de una hora este se cerrará automáticamente.

Mediante dicha medida, el Ayuntamiento ha querido regular el uso del lavadero y el consumo de agua del mismo, a favor del medioambiente y la sostenibilidad, actuando con responsabilidad y priorizando siempre a las y los arrasatearras.