El Ayuntamiento ha recibido 10 propuestas en el marco del proceso participativo iniciado para la modificación del Plan Especial de Rehabilitación del casco histórico

10/09/2019
Hace un año, el Ayuntamiento anunció su intención de revisar el PER vigente, que desde su aprobación en el año 2000 ha tenido algunas modificaciones puntuales, para adaptar el Plan a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades de las y los arrasatearras

Hace un año, el Ayuntamiento anunció su intención de revisar el Plan Especial de Rehabilitación del Casco Histórico vigente, que desde su aprobación en el año 2000 ha tenido algunas modificaciones puntuales, para adaptar el Plan a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades de las y los arrasatearras.

Con ese objetivo, y para que las y los arrasatearras tuvieran oportunidad de sugerir modificaciones a dicho plan, más conocido como PER, el Ayuntamiento puso en marcha un proceso participativo en marzo y en el marco del mismo ha recibido 10 aportaciones que ha dado a conocer hoy en rueda de prensa.

La modificación del Plan Especial de Rehabilitación del Casco Histórico se inicia con el objetivo de revitalizar el Casco Antiguo. Según la alcaldesa, Maria Ubarretxena, “el Casco Histórico de Arrasate, así como los de muchas y muchas ciudades europeas, está sufriendo un envejecimiento demográfico, un fenómeno que no es exclusivo de Arrasate, sino que es un fenómeno global”. El citado Plan Especial afecta tanto a la vida de los habitantes del Casco Histórico como al comercio del mismo, “teniendo en cuenta, además, que el Casco Antiguo está considerado como monumento histórico, el Plan establece mayores limitaciones que en otras zonas del municipio” ha añadido Ubarretxena. La alcaldesa, a su vez, ha querido explicar que gracias a ello se ha podido mantener el Casco Histórico en tan buen estado “aunque, como decíamos, afecta también al día a día de sus habitantes”.

El Ayuntamiento, por tanto, ha querido abordar el tema “de una forma integral y teniendo en cuenta la opinión de la ciudadanía” y ha recogido las siguientes propuestas en el proceso participativo que finalizó el 30 de junio:

  1. La posibilidad de realizar miradores en los nuevos edificios que se construyan en el arrabal de Maala, en la actualidad sólo se permiten balcones.
  2. Hacer de la calle Zeharkale estalia, una calle adaptada. Desde el punto de vista de género se trata de una calle muy desapacible y no cumple las normas de accesibilidad, además de ser un meadero especialmente los fines de semana.
  3. Que se permita realizar garajes subterráneos y sótanos.
  4. Que se permita realizar un edificio de cuatro plantas en lugar del de tres plantas que está rodeado de edificios de 4 plantas, en el caso de que se demuela el mismo.
  5. Ibai-Arte solicita que se flexibilicen las directrices en cuanto a escaparates. Que se permita la colocación de toldos a comercios de lagunas zonas concretas.
  6. Realizar unos cambios en la ficha de un edificio de la calle Iturriotz en los requisitos referidos a los bajos.
  7. Realizar unos cambios en la ficha de un edificio de la calle Ferrerías en los requisitos referidos a la cárcava.
  8. Permitir la colocación de toldos en los balcones que dan a la plaza Biteri.
  9. Modificar el carácter de intervención de un edificio de la calle Olarte.
  10. Permitir la posibilidad de extender la fibra óptica por las fachadas.

 

Todas estas propuestas las estudiará el Consejo Asesor de Urbanismo y “tras dar ese paso” ha explicado el concejal Ibon Arrupe, “tendrá que pasar el filtro del Gobierno Vasco, ya que, como decíamos, el Casco Antiguo es un monumento histórico”. En cualquier caso el proceso está en marcha y la modificación del Plan Especial sigue su curso. “Creemos que la modificación del Plan es un paso necesario especialmente para la revitalización del Casco Histórico”  ha concluido Arrupe.