El Departamento de Igualdad trabaja para poner nombres de mujeres en el callejero

04/04/2022
El objetivo es que se cambien los nombres de aquellas calles que afecten al menor número de vecinos o aquellos nuevos emplazamientos que aún no tengan una nomenclatura.

La concejala de igualdad del Ayuntamiento de Arrasate/Mondragón, Johanna Sánchez, ha anunciado que su departamento está trabajando para feminizar el callejero de Arrasate y para ello, en la comisión de igualdad que tuvo lugar el pasado martes, 29 de marzo, asistió como invitada la historiadora arrasatearra, Arantza Otaduy, que ha analizado la nomenclatura de las calles de Arrasate, que “lamentablemente” se olvida “de sus mujeres”.

Asimismo, ha querido aclarar que su objetivo no es comenzar a cambiar los nombres de las calles de forma indiscriminada. El objetivo es que se cambien los nombres de aquellas calles que afecten al menor número de vecinos o aquellos nuevos emplazamientos que aún no tengan una nomenclatura. “Buscaremos en todo momento el sentido común, para que haya el menor número de arrasatearras obligados a tener que cambiar sus datos de residencia”, ha explicado.

Según Otaduy, del total de sus calles, más de noventa, hacen referencia a topónimos También hay nombres de vírgenes, santas y santos que dan nombre a diez plazas y calles. Tres reyes nombran calles de Arrasate, se mencionan casi media docena de efemérides, algún navío y algún gremio. Y en total, hay veintisiete hombres con avenida, calle, paseo o plaza propia y únicamente se cita a una mujer que contribuyó al desarrollo de Arrasate. Se trata de Teresa García, quien fuera maestra de la Escuela Viteri. Inicialmente, el nombre de la calle era Arano kalea, “con claras connotaciones machistas” porque se hacía referencia a su marido, el también profesor Félix Arano, “quedando relegada a la invisibilidad, anulada a la sombra de su marido y totalmente escondida”. Sin embargo, gracias a la asociación `Intxorta 1937` se logró que hace diez años se denominara `Arano-Garcia maisu maistrak´ y se hizo “justicia a Teresa García”.

“En su historia, Arrasate puede decir con orgullo que hay infinidad de mujeres relevantes, nacidas aquí o no: filántropas, empresarias, fundadoras, promotoras urbanas, deportistas, artistas y, desde el año 2007, alcaldesas”, ha explicado. De momento, este departamento quiere hacer suyas las propuestas planteadas por la historiadora Otaduy: que la cara norte del convento-colegio de San Francisco que construyó, en el cruce de las calles Licenciado Otalora y Azoka sea denominado Jardín María Asencio Garibay, que fue la fundadora de dicho primer colegio de Arrasate. Además, que la plaza situada en las Escuelas Viteri se pase a denominar Plaza Celina Wood&Bland, sustituyendo a su marido Pedro de Viteri ya que su nombre ya designa otro espacio público.

Por último, Sánchez ha dicho que es “importante” que los nombres de mujeres tengan una mayor presencia en nuestro callejero “para hacer nuestro municipio más justo”, tras años de haber sido estas sometidas a exclusión en todos los ámbitos de la sociedad y de “no brillar como se merecen, sin tener un lugar importante, en su espacio, donde deberían de haber sobresalido públicamente”. Por eso, ha asegurado que el departamento de igualdad se ha implicado en este proyecto “con ilusión” para que las calles de Arrasate, territorio “casi exclusivamente” masculino revierta de la marginación a las mujeres en la nomenclatura. “De esta forma, ahondamos en dar visibilidad e intentamos saldar una deuda que este municipio tiene con las mujeres. En definitiva, promovemos una feminización de Arrasate”.