Mesa de Memoria y convivencia

09/11/2018
El motivo de constituir la mesa era el de abordar la memoria de lo ocurrido en nuestro municipio, como paso necesario en la reconstrucción de la convivencia

En septiembre de 2016 se puso en marcha la mesa de Memoria y Convivencia conformada por todas las fuerzas políticas representadas en el Ayuntamiento de Arrasate-Mondragón: EAJ-PNV, EH Bildu, PSE-EE , Baleike e Irabazi. El motivo de constituir la mesa era el de abordar la memoria de lo ocurrido en nuestro municipio, como paso necesario en la reconstrucción de la convivencia.  Para llevar a cabo esta tarea, la mesa ha necesitado generar unas condiciones de respeto mutuo, honestidad y confidencialidad, que permitieran construir un espacio seguro donde abordar diálogos sensibles y complejos. Por lo que durante estos años, tan importante como avanzar en la tarea inicial ha sido el cuidado del propio proceso que lo permitiera.

Tras meses de intenso diálogo —en los que el trabajo y la asesoría de personas expertas en el ámbito de la memoria y los derechos humanos ha sido indispensable—, ha sido posible alcanzar los consensos de base necesarios para construir una memoria compartida. Una memoria que aborde las graves vulneraciones de Derechos humanos y sufrimientos padecidos en Arrasate-Mondragón. Una memoria que sin pretender equiparar o mezclar sí pretende dar un lugar a todo lo ocurrido sin caer en el olvido. De manera que se ha cumplido otro de los objetivos marcados por la mesa en sus inicios.

Durante estos años, los miembros de la mesa hemos trabajado de forma discreta, conscientes que la mejor aportación a la convivencia era la colaboración y el consenso. Además de los trabajos de memoria mencionados, hemos organizado: actos conjuntos como la Carpa de la Memoria o la experiencia (Su) minetik bakera; hemos impulsado la Querella Argentina mediante la recogida de testimonios y registrándola ante el juzgado de Bergara e incorporándola a la de Buenos Aires instruida por la jueza María Servini además de tratar otros temas relativos a la convivencia del municipio. Sin embargo, no ha sido un camino fácil, muchas han sido los motivos para la desconfianza y los obstáculos salvados. El proceso realizado ha supuesto un ejercicio de generosidad mutuo en el que ha primado el compromiso de contribuir a construir la convivencia en nuestro municipio.

La mesa también se marcó el objetivo de aceptar y reconocer todo lo ocurrido para desde ahí contribuir a sanar las heridas todavía muy abiertas, así como ayudar a la convivencia del municipio. Para la consecución de este objetivo y tomando como base común los trabajos de memoria realizados por Intxorta 1937 y la Asociación pro derechos humanos, Argituz, que serán presentados en breve, la mesa ha consensuado unos criterios generales de reconocimiento. Un documento que recoge los criterios rectores, que el Ayuntamiento de Arrasate/Mondragón tomará como base a la hora de organizar los actos de reconocimiento a todas las víctimas, del municipio o a personas que no siendo del municipio hayan visto conculcados sus derechos en Arrasate,  así como a la hora de atender a otras realidades de sufrimiento del municipio.  A la hora de organizar los necesarios actos de reconocimiento a las víctimas de vulneraciones de derechos humanos, se tomarán en consideración diferentes criterios que doten de coherencia a los actos. Conscientes de que el período a abarcar es muy extenso, más de 80 años desde el alzamiento militar, se tomará en cuenta los diferentes contextos y necesidades, que permitan contribuir con estos actos a la necesaria reparación del daño padecido.

Los criterios consensuados por la mesa, se basan fundamentalmente en los siguientes principios: la colaboración, el consenso, la no discriminación y la no equiparación. Estos principios atraviesan los pasos y criterios recogidos en el documento. Colaboración necesaria entre todas las fuerzas políticas, siendo el ámbito de decisión la Junta de portavoces u otro órgano que garantice la presencia de todas las sensibilidades políticas del Ayuntamiento. Colaboración con las familias de las víctimas y las propias víctimas en su caso, para atender sus necesidades. El consenso como la mejor forma de contribuir desde la institución local a la reparación del sufrimiento de las víctimas y sus familiares. La no discriminación, dar el mismo tratamiento a las mismas vulneraciones de derechos humanos, independientemente de quién haya vulnerado o sufrido la vulneración, para superar el desigual tratamiento que se ha dado a las víctimas. La no equiparación,  son muchos los sufrimientos padecidos y grande el impacto que han tenido y tienen en la convivencia del municipio, por lo que todos deben ser atendidos. Sin embargo, y tomando como base común los derechos humanos, se distingue entre aquellos casos que según los estándares internacionales son considerados como vulneraciones de derechos humanos y cuyos derechos de reconocimiento y reparación están claramente definidos. Y aquellos sufrimientos derivados de decisiones políticas,  que por no estar definidos requieren del consenso político y social para ver cómo deben ser atendidos o recordados. Es el caso por ejemplo, de la política penitenciaria de dispersión y el sufrimiento que está ha generado y genera en las y los vecinos de Arrasate/Mondragón.

El documento recoge la necesidad de impulsar desde la institución la búsqueda de la verdad y el esclarecimiento de aquellos casos que no están cerrados debidamente o requieren de mayor esclarecimiento. Casos que tienen una versión oficial pero que cuentan con elementos suficientes para cuestionar dicha versión.

Tomando como base este acuerdo, las fuerzas políticas representadas en la mesa de memoria y convivencia nos comprometemos a iniciar un camino que contribuya: a la reparación de todas las víctimas y a la convivencia del municipio como paso necesario para la no repetición. Para ello hemos empezado a consensuado un calendario de actos de reconocimiento y declaraciones institucionales, que se empezará a desarrollar antes de que finalice esta legislatura y tendrá su continuidad en la próxima.

En este camino el primer paso será el acto de reconocimiento a Isaías Carrasco, que se celebrará el próximo 24 de noviembre. Para continuar con el reconocimiento a Iñaki Etxabe y German Aguirre así como de todas las víctimas mortales.  A su vez y con el objetivo de atender a la realidad del sufrimiento generado por la política de dispersión, se está trabajando una propuesta concreta que se dará a conocer antes de final de año. Y en el marco del reconocimiento de las vulneraciones a la integridad física y psicológica, como la tortura se abordará durante el 2019.

Para finalizar, poner en valor el trabajo realizado, el camino recorrido y los acuerdos alcanzados en aras de un futuro con memoria y en convivencia en Arrasate/Mondragón.