Se ha encontrado una tumba del siglo X en el solar de la ermita de San Vicente del barrio de Garagartza de Mondragón

31/01/2018
La intervención se ha realizado en el mes de octubre y en noviembre se ha procedido a la datación radiocarbónica de una muestra recogida en la tumba (en el laboratorio de Beta Analytic en Miami)

Los miembros de Arrasate Zientzia Elkartea y el Equipo de Arqueología del Museo de la Minería del País Vasco han continuado con los trabajos iniciados en 2016, cuyo objeto es el de conocer la relación entre el trabajo del hierro y la organización del poblamiento antiguo en Arrasate. La finalidad de los trabajos de esta campaña ha sido la de reconocer nuevas evidencias y valorarlas a través de intervenciones concretas y limitadas en el espacio.

En este sentido, hemos querido conocer si el solar de la ermita de San Vicente (donde actualmente solamente quedan sus cimientos) escondía una necrópolis ligada al templo. Ya habíamos recuperado fragmentos de cerámica medieval, por lo que sabíamos que su historia había sido muy prolongada. Sin embargo, nuestra pregunta era si en aquel lugar había vivido una comunidad de personas que enterraban a sus muertos en torno a la iglesia.

Situado en una cumbre a 425m de altura y siendo un lugar abrupto, podríamos pensar que la cima de San Vicente no era un buen lugar donde crear un asentamiento humano. Sin embargo, el hallazgo de una tumba de lajas al lado del ábside del templo ha confirmado nuestras sospechas y hemos sabido que hacia el año 1000 la iglesia que existía allí podría haber funcionado como referente de una aldea. En otras palabras, podemos decir que antes de la fundación de Mondragón como villa existían en su entorno una o varias anteiglesias o barrios que no se mencionan en los documentos de siglos posteriores. Este hallazgo tiene una gran trascendencia para conocer el origen de Mondragón y del resto de poblaciones de Gipuzkoa.

Los responsables de la intervención han sido Arrasate Zientzia Elkartea y el Equipo de Arqueología del Museo de la Minería del País Vasco y la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Mondragón han aportado la dotación económica del proyecto.

Noticias relacionadas